viernes, 30 de noviembre de 2018

LA CAJA DE BOTONES DE GWENDY, Stephen King y Richard Chizmar


TITULO: La caja de botones de Gwendy
AUTORES: Stephen King/Rcihard Chizmar
TRADUCTORA: José Oscar Hernández Sendín
EDITORIAL: Suma de Letras
GENERO: Misterio
EDICION: Tapa dura con sobrecubierta
AÑO: 2018
PAGINAS: 186
PUNTUACION: 4/5





SINOPSIS:

La pequeña ciudad de Castle Rock, en Maine, ha sido testigo de algunos extraños sucesos, pero solo hay una historia que no se ha contado... hasta ahora.

Cada día del verano de 1974, Gwendy Peterson, de doce años de edad, toma el camino de las escaleras, que ascienden en zigzag por la ladera rocosa.

Pero un día, al llegar a lo alto, mientras recupera el aliento con la cara roja y las manos apoyadas sobre las rodillas, un desconocido la llama. Allí, en un banco a la sombra, se sienta un hombre con una chaqueta negra y un pequeño sombrero.




OPINIÓN PERSONAL:


La historia nos lleva hasta Castle Rock un 22 de agosto de 1974.
Hay tres vías para llegar a Castle View: por la carretera 117, por Pleasant Road y por las Escaleras de los Suicidios.
Cada día de verano, Gwendy Peterson toma el camino de las escaleras. Nuestra protagonista, una preadolescente de unos 12 años de edad, ve a una figura no muy lejos de donde se encuentra.
Sentado en un banco hay un hombre vestido con vaqueros, traje y sombrero negro. De aspecto tan pulcro como inquietante y portando un sombrero que a Gwendy no le hará más que tener pesadillas.

Siempre le encuentra allí leyendo el mismo libro: el arcoíris de gravedad, pero hoy es el primer día que se dirige hacia Gwendy. Su nombre es Richard Faris (RF).



“Los nombres no bastan para conocerse”


En ese primer encuentro Gwendy mantiene las distancias, sabe que debe ser precavida, aun así, quiere saber más de él, como por ejemplo cuál es su profesión.
Faris viaja constantemente  y se autodenomina como un andariego y que los EEUU son su coto. Vigila a las personas. Si se ha dirigido a ella por primera vez es porque tiene una teoría tras una observación minuciosa. Por ello le da un regalo, porque dice que Gwendy es una elegida.


“Te sentí mucho antes de verte”


El regalo es una caja de caoba de botones. Dicha caja otorga regalos. Son recompensas por la responsabilidad.
La cajita le otorga figuritas de chocolate con un nivel de detalle muy preciso y de vez en cuando algún dólar de plata de 1891 muy valiosos. Los diversos botones tienen su función específica, los hay que representan a todos y cada uno de los continentes además de un botón negro y uno rojo. El primero no debe presionarlo por ningún motivo y el cobrizo siempre que tenga un deseo de obtener algo. Las figuras de chocolate son tan deliciosas como saciadoras, lo que se convierte en una solución al problema que le plantea. Gwendy está acomplejada por su peso y por los comentarios que generan entre sus compañeros.

Tras la aceptación del regalo y de la marcha del señor Faris, Gwendy vuelve a su vida corriente, a la escuela de enseñanza media de Castle Rock. Y su vida comienza a mejorar. Y mucho.


“¿Y si tuviera usted un botón, un botón mnágico especial, y cuando lo pulsara pudiera matar a alguien, o tal vez hacer que desaparezca, o volar por los aires cualquier lugar que se le ocurra? 
¿A que persona haría usted desaparecer o qué sitio volaría?”


Las utilidades de la caja no dejan de aportar a Gwendy un estadi de inestabilidad, tanto por si esta es descubierta como si tratan de robarle un objeto tan preciado para ella. Empieza a plantearse que ocurriría en su vida sin esas “pequeñas recompensas”.




“¿En qué medida está forjando su vida la caja, con sus figuritas de chocolate y sus botones?
¿Cuánto es obra de la propia Gwendy?”


Es una lectura que me ha resultado apasionante. Siendo una publicación escrita por dos autores, mantiene toda la esencia del maestro King en cada una de sus páginas. Como siempre vuelve a brillar en cada relato que redacta. Una lectura que realicé del tirón. Es imposible abandonarla una vez que empiezas. La ambientación te atrapa y la intriga que desemboca el encuentro con el personaje de Richard Faris te mantiene en tensión durante todo el transcurso de la narración.
Es un personaje siniestro con habilidades sobrenaturales. Y con cada paso que da Gwendy, le estás esperando. Deseas que vuelva a aparecer y descubrir por qué doto a Gwendy de tal regalo y que consecuencias pueden tener algunas acciones prohibidas de la caja.  


“¿Es esta ahora mi vida? ¿Es mi vida esa caja?”





En esta fábula oscura, se nos relata el poder que puede tener una profecía  o superstición y como puede influir en el comportamiento de las personas y como les afecta en sus vidas.

Hay un punto de partida entre acción y consecuencia muy interesante en la premisa que plantean los autores.
Se me hizo una lectura en la que deseaba saber más y sobre todo que se ahondase más en los “podría ser” de las situaciones más comprometidas a las que se enfrentaba Gwendy en su decisión de tomar ciertas sentencias con el poder que le otorgaba la caja. El relato es más poderoso cuando llega la creación del conflicto y de la moral y ética del ser humano.

En resumen, una fábula de tintes oscuros con un personaje tan siniestro como perspicaz que nos alecciona sobre el poder que conllevan todos nuestros actos. Un relato que no se puede dejar de leer y con el que King ha vuelto a conquistarme de nuevo.

3 comentarios:

  1. Hola!

    Ya había leido sobre el libro, y no estaba tan segura con respecto a el, considero a King un maestro de la escritura, por lo que es muy posible que le dé una oportunidad a esta!

    Buena reseña! Saludos 😘

    ResponderEliminar