miércoles, 22 de febrero de 2017

HASTA EL ULTIMO HOMBRE

 
 
 
HASTA EL ÚLTIMO HOMBRE
Nota: 7.5/10
 
Si algo no tenía que demostrar a estas alturas Mel Gibson en su labor como director, es su valía y destreza tras las cámaras. Hasta el último hombre es un proyecto que lleva rondando en su productora desde principios del año 2000 y que no se ha realizado por diversos motivos hasta ahora. Entre ellos el que la figura más importante, el protagonista real, Desmond Doss diese su permiso para llevar su historia a  la gran pantalla.
Es innegable el impacto de la historia y la luz que desprende el protagonista gracias a sus férreos principios y a la forma que tiene de defenderlos. Es un pacifista, un hombre de fe y ser humano leal a los suyos.
En un principio parece improbable poder encajar una historia de guerra con la fe personal y la lucha por el derecho individual de defender ante todo las convicciones que nos hacen ser quienes somos en realidad, pues aquí encontramos el ejemplo perfecto de cómo hacerlo. El guión no contiene ni una brecha, todo lo contrario. Se nos van a portando los datos necesarios para comprender las motivaciones y devenires de los personajes y por qué se comportan de determinada manera. Esto es muy importante sobre todo para saber por qué motivos Desmond es un hombre que quiere prestar su servicio voluntario al ejército pero sin tener que empuñar un arma.
 
Obviamente esto es algo extraño y que le acarreara todo tipo de problemas, entre otros enfrentarse a un duro consejo de guerra.
Impresionante el reparto elegido. Todos están a la altura y actores como Vince Vaughn y Sam Worthington se marcan dos estupendos roles secundarios. Atención al rostro de Luke Bracey y debo hacer mención especial a un actor al que admiro profundamente y que aquí hace un trabajo merecedor de haber tenido una nominación al Oscar cuanto menos. Hablo de Hugo Weaving. Un rol complicado el suyo, siendo un padre atormentado por su pasado en la guerra y que infunde el miedo en su hogar. ¿Que puedo decir de Andrew Garfield que se ha marcado dos papelones en un mismo año tanto con esta película como su rol en Silencio?. Tan solo remarcar lo diferente de sus roles y lo soberbio que está en ambos.
 
El momento de la batalla de Okinawa y especialmente de la unidad en el acantilado de Maeda es escalofriante conteniendo algunos momentos verdaderamente crudos, gore y de una lucha encarnizada.
No hay nada que se pueda señalar en tono crítico o negativo en esta película. Hay un tono de perfección de principio a fin, tanto en su historia muy compacta narrativamente con buenos diálogos e interpretados de forma veraz y que calan inmediatamente en el espectador.
Desde luego ha sido toda una sorpresa tanto por su buen hacer en reflejar una historia digna de ser transmitida y de ser conocida por todos. No puedo negar lo mucho que me puede fascinar una historia protagonizada por un hombre de principios.

martes, 21 de febrero de 2017

PASSENGERS

 
 
PASSENGERS
Nota: 5/10
 
No voy a negar que tenía sentimientos encontrados antes de ver la película. Por un lado pertenece al género de la ciencia ficción y por lo tanto junto con el género de terror siempre están por encima en mi lista de prioridades con respecto al resto y por otro lado esta Jennifer Lawrence. No voy a esconder la poca simpatía que le tengo pero lo que más me puede fastidiar es lo mala actriz que llega a ser y lo dada que es a sobreactuar.
Con mis ganas y prejuicios a la par empecé el visionado llevándome una grata sorpresa. La premisa me interesaba. Y mucho. Un viaje espacial durante más de cien años hacia una nueva colonia: Homestead II en la nave Avalon. Toda la tripulación y los pasajeros viajan dormidos en capsulas de hibernación hasta días antes de la llegada hacia su destino, pero algo empieza a fallar y uno de ellos se despierta antes de tiempo.
 
Ahí es donde el personaje interpretado por Pratt comienza su verdadero viaje, descubriendo cada rincón de la nave y encontrándose con una soledad que jamás habría imaginado. Es esa primera parte de la película lo que más me ha gustado. Esta es la parte de la incertidumbre, la sorpresa y el miedo por descubrir que no podía revertir su situación y que moriría antes de llegar al destino para el que se había embarcado. Pratt desprende un carisma propio de las estrellas de Hollywood y es imposible no empatizar con él y dejarte llevar por la situación tan desventajada de su personaje.
Justo conoce a un personaje secundario y algo desaprovechado para mi gusto interpretado por un excelente Michael Sheen donde hace de un robot/camarero dando lugar a charlas que aunque podrían haber sido mucho más interesantes dinamizan mucho el día a día en la nave. Y sinceramente, ansiaba una nueva aparición más cada vez que su intervención finalizaba.
A partir de aquí seguiré comentando la película y puede contener algún SPOILER de la misma.
 
La segunda parte comienza con la entrada de un nuevo personaje encarnado aquí por Lawrence. El personaje de Pratt no deja de albergar una idea remota. ¿Y si despertase a alguien más? Aquí se plantea un dilema moral más que interesante pero que aquí no lo abordan con demasiada profundidad. Como el tono general de la película es bien ligero tampoco se detienen mucho en decantarse por discursos con demasiada carga filosófica. Uno de los errores más graves del guión.
No es el peor trabajo de Lawrence pero su incapacidad para demostrar emociones en su rostro es claramente preocupante teniendo en cuenta su posición en la industria y que haya cobrado más de 20 millones de dólares por hacer esta película no ayuda precisamente a intentar entender como la contrataron y por que.
El supuesto elemento sorpresa torna en la tercera parte, una vez que Lawrence es conocedora de la tetra a la que ha sido sometida y con ambos totalmente distanciados en la vida a bordo de la Avalon. Es aquí cuando todo se vuelve predecible y esa esperada vuelta de tuerca no llega a producirse.
 
Si el guión termina siendo flojo en su mitad y menos brillante de lo que se espera en los diálogos, su diseño de producción es un verdadero lujo. Cada espacio de la nave es para admirar indefinidamente y es sin duda lo mejor y más atractivo de toda la película. Ese contraste entre relato de ciencia ficción y drama romántico no me ha llegado a convencer, entre otras razones por la falta de química del dúo protagonista. La parte en la que los dos flirtean e intentan forzar ese romance resulta tan poco creíble que de nuevo va en detrimento de una historia que podría haber sido muchísimo mejor.
Es una pena que uno de los guiones que ha dado más vueltas y que engrosaba la “black list” y que ha terminado contando con un presupuesto de más de 150 millones de dólares, no resulte más que un producto entretenido si el espectador es lo suficientemente paciente y poco exigente con lo que está viendo. Podría haber sido mucho mejor teniendo en cuenta las últimas películas que ha dado la industria sobre el espacio y con joyas como Intersttellar o Gravity. Me quedo con el diseño de la nave, los efectos especiales, una primera parte prometedora y un Pratt convincente.

lunes, 20 de febrero de 2017

OSCARS 2017

 
Aquí os voy a ir dejando los enlaces de todas las reviews de las películas que han logrado mayor número de nominaciones para la ceremonia de los Oscars 2017.
 


 



 

 
 

FENCES

 
 

FENCES
Nota: 3/10
 
Una de las decepciones de principios de año ha sido encontrarme con este proyecto dirigido y protagonizado por Denzel Washington y que cuenta con la gran Viola Davis en uno de los personajes principales (por mucho que se le considere secundario).
Su propuesta está claramente concebida como proyecto para arrasar en las diferentes tandas de premios de cada temporada. Una apuesta segura del estudio que se sustenta en una obra teatral consolidada y multipremiada con unos actores reconocidos y respetados en la industria. De hecho la mayor parte de este reparto es el mismo que encarno a los personajes en la obra teatral.
Sin embargo la puesta en escena patina estrepitosamente y Washington en su faceta como director no logra encontrar el ritmo adecuado que la historia necesita para que el espectador no caiga en el tedio más absoluto.
 
La narración en sí no narra nada extraordinario, fundamentándose en el personaje de Washington, un recogedor de basuras en Pittsburgh con un carácter bastante cambiante y con una relación muy complicada tanto como marido como padre. A eso se le suma la frustración que siente por completo en su vida al sentir que perdió una oportunidad brillante como jugador de beisbol en una época en la que las posibilidades se le eran denegadas precisamente por su raza.
Como digo, la historia, los entresijos entre la relación del personaje de Washington con su familia sustenta todo el guión, pero los monólogos de este terminan haciéndose pesadísimos e incluso llega a recargar tanto su interpretación dándole un énfasis desmesurado que puede que en una obra teatral funcionase, pero que en el lenguaje cinematográfico llegua a terminar siendo sobreactuado y sacando al espectador de la historia.
No diré que Davis esté mal, es que me parece un papel bastante insignificante para lo que estamos acostumbrados a verla. Tiene una escena de confrontación con Washington que puede valerle el Oscar y los premios que le han dado, pero no estamos ante su mejor papel ni de lejos. Esta mujer tiene un portento y un talento inusuales y aún estamos por ver grandes papeles tanto en cine como en televisión. Debieron darle el premio por Criadas y señoras o por La duda. Esta película pasara con más pena que gloria en su filmografía a mi parecer.
Una propuesta visual simple pero que termina siendo cargante, de ritmo lento y con interpretaciones en momentos tan forzadas y recargadas que tienden a la sobreactuación. Esto unido a una historia que no sobresale, la suma no deja de ser un proyecto inacabado o mal ejecutado. Una verdadera pena.

lunes, 13 de febrero de 2017

JACKIE

 
  

 Jackie
2017
4/10

 
Lo primero que he de hacer es una confesión. Una declaración de intenciones mejor dicho.
Los biopics no son precisamente mi género favorito. O bien resultan telefilms de sobremesa con una producción bastante justita y con un guión simplón sin nada que aportar a lo que ya conocíamos del personaje o aún peor, terminan siendo meros vehículos para lucimiento de un determinado actor/actriz con una versión edulcorada del personaje. Tenemos una tercera opción que no es la usual y es la de que no están concebidas como un mero biopic de un personaje, sino como cualquier otra historia salvo por la relevancia en sí del propio carácter en cuestión.
Lamentablemente Jackie no se encuentra en ese tercer grupo. Muy a mi pesar se retrataría en ese segundo grupo.

Si hay alguien que sobresale y cuya presencia es la justificación en sí del proyecto, esa es Natalie Portman. Es innegable su preparación y trabajo. Solo hay que escuchar atentamente su acento y la modulación de su voz para parecerse lo máximo posible a la del personaje real para poder comprobarlo. Su talento es innegable y aquí lo muestra una vez más. Otro tema es que eso no sea suficiente para que una película funcione de principio a fin.

 
Han querido mostrarnos la historia a partir de una entrevista que dio Jackie Kennedy al medio de comunicación Life una semana después del asesinato del presidente Kennedy. Justamente las partes de su entrevista con el periodista Theodore H White interpretado aquí por Billy Cudrup es de lo mejor y más interesante de todo el metraje. Es donde vemos el verdadero carácter de ella, su forma de guarecerse del resto y donde vemos un personaje frio y con una persistencia a disfrazar la realidad constante. El momento “Camelot” y su intencionalidad de fabulizar la realidad es el mejor resumen de esto. Alrededor de esa entrevista vemos retazos del antes y el después del trágico suceso. El planteamiento narrativo no me parece desacertado pero tiene demasiados momentos tan prescindibles que lo que único que aportan es desinterés por parte del espectador ya que retardan el ritmo y no aportan nada.
 
En mi caso, Jackie Kennedy nunca ha sido un personaje que haya despertado precisamente mis simpatías, he de reconocer que justamente lo contrario. Pero sí que esperaba que eso cambiase tras el visionado y me encontrase con una mujer diferente, lo cual ha sido una misión fallida. Además por completo, si era posible, mi imagen de ella es aún peor.
La verdad es que mi pregunta cuando he terminado de verla ha sido, ¿Qué esperaban mostrar de ella?, ¿Qué deseaban que la gente opinase una vez finalizase la proyección?.
No he visto nada aquí que no supiese ya de una historia mil veces contada con más o con menos acierto y sobre todo no he visto nada en sus actos, en sus acciones que merezcan de ser recordada. ¿Hay algo de loable en la trayectoria de este personaje? Más allá de su iconicidad en moda, en su rictus de perfecta esposa americana me he encontrado el más puro vacío. Se muestra una preocupación por la apariencia y un sobremontaje de la realidad que solo han logrado mi antipatía más absoluta por lo que estaba viendo.

 
Es un paso más adelante en la extensa y exitosa carrera de Portman, pero ni es su mejor papel ni será recordada por este trabajo. Loable la hazaña, sí, un reto alcanzado pero que no termina de brillar.
El resto un mero vehículo con el piloto automatico y que no logra emocionar aun tratando un episodio tan trágico.
Película producida por Aronofsky que termina sorprendiendo por la cantidad de premios a los que ha sido nominada. Un telefilm cuya cabeza de cartel protagoniza Portman. Fin.