viernes, 3 de junio de 2016

GATOS ILUSTRES, Doris Lessing

 
 
 
TITULO: Gatos ilustres
AUTOR: Doris Lessing
EDITORIAL: Lumen
GENERO: Narrativa
EDICION: Tapa dura con sobrecubierta e ilustraciones
AÑO: 2016
PAGINAS: 159
 
 
 
SINOPSIS:
 
El amor de Doris Lessing por los gatos viene de lejos. Gatos ilustres se abre con las experiencias de la gran autora en la granja africana donde se crio y nos lleva hasta su vida adulta en Londres, en un viaje a través de los continentes y de los años que tiene como hilo conductor a muchos de los gatos que formaron parte su vida.
 
Agresivos algunos, muy dignos otros, todos en busca de atención, estos animales corrientes se convierten en criaturas extraordinarias bajo la mirada atenta de Lessing.
 
 
OPINIÓN PERSONAL:
 
La ilusión que me hacía tener entre mis manos este ejemplar era indescriptible debido a mi amor por los felinos.
No me equivoco al decir que desde hace dos años que entraron en mi vida me la han hecho inmensamente más feliz de lo que era. La diferencia es abismal y no exagero nada.
 
 
De entrada debo recalcar que la edición está muy cuidada y que las ilustraciones de Joana Santamans son lo mejor y más destacable de este libro. Os iré mostrando a lo largo de la reseña el interior del mismo para que podáis comprobar su trabajo.
 
Como he dicho antes, hace algo más de dos años todo cambió para mí. Mis prioridades lo hicieron y me convertí en una persona quizás extremadamente sensible con los animales. Una vez que entran en tu vida me parece imposible no hacerlo, lo dan todo y te enseñan tanto que es imposible no cambiar ante tal hecho.
 
 
Pues bien, esperaba encontrar en el relato de Lessing anécdotas y vivencias siempre desde su devoción y amor por los gatitos.
¿Pero qué me he encontrado? Un relato crudo de sus vivencias con los felinos. Crudo y desagradable. Con deciros que en mi primera sentada con la lectura tuve que abandonarla con tan solo 20 páginas leídas.
La autora tiempo después recuerda esos días de niñez como “el holocausto de los gatos”. De verdad que leer como mataban camadas o gatos me revolvió el estómago. Además cuando recuerda ese holocausto, lo ve como una necesidad, algo que como comprenderéis soy incapaz de entender y de aceptar.
 
“Halcones a la luz del sol, búhos en el crepñusculo y gatos, gatos salvajes, por la noche”
 
“…Los gatos tenían una guarida, un compañero, gatitos, por lo menos una guarida. Cuando uno decidía vivir en nuestra colina, lo matábamos de un tiro…”
 
No penséis que es algo puntual, no. Te cuenta varias maneras de matar gatos, solo con pensar cuando habla del cloroformo…
De verdad no sé qué clase de persona puedo ser yo pero este tipo de cosas me provocan la náusea más grande y la incomprensión absoluta. Pero estos episodios no dejan de repetirse y nos relata cuando tiraros otras criaturas a un pozo…
 
 
La lectura me ha dejado sin palabras. Hay una crueldad tan tremenda hacia los gatos que me produce un dolor inmenso haberlo leído. Mi experiencia con los gatitos es tan diferente, tan inmensa, y claro que ha habido muertes, todas ellas naturales, debido a otro animal o de causa desconocida y no puedo dejar de recordar cada vez que he tenido que enterrar una de las crías con las lágrimas inundándome la cara mientras lo hacía. Aún mientras escribo se me humedecen los ojos mientras lo recuerdo. Eso es amor a los gatos señora Lessing y no la parrafada llena de muerte que ha escrito aquí.
 
 
A pesar de todo, la autora nos cuenta más experiencias ya en Londres con los felinos y lo hace de manera desapasionada, con tedio, desde la distancia. Cuando encuentro a alguien que habla con tanta pasión y tanto amor de sus gatos no solo cuenta lo que dice, sino como lo expresa. Aquí no hay pasión por ninguna parte, no relata ningún episodio carismático ni curioso de sus gatos, y vivo con una en casa, sé que momentos de esos los hay y muchos.
 
 
Una verdadera pena lo que he encontrado con las expectativas que tenía. La edición y las ilustraciones no merecen el texto que les acompaña venga rubricado por Lessing o por cualquier otro, eso me es indiferente. Aquí hay mucha crueldad y un nulo amor por lo que despierta mi pasión: los gatos.
 

3 comentarios:

  1. La edición es preciosa, pero no me llama la atención el libro en sí...
    ¡Un beso y felices lecturas!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    Madre mía...¿qué fuerte y cruel, no? :O No me esperaba para nada este "argumento" pero sin duda alguna lo voy a dejar pasar porque no es para nada mi tipo de lectura =/ Yo adoro a los animales y sería incapaz de leer algo así ;_; Eso sí, lo único bonito de la novela parecen ser las ilustraciones, que son preciosas ^^

    Gracias por la reseña. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que a mí también me chocó mucho el contenido del texto, esperaba algo mucho más alegre y hay partes que ponen los pelos de punta. Claro que yo no tengo gatos y bueno, tal vez me afecte menos, pero es cierto que aunque a mí sí me gustaron algunas cosas, en realidad no le recomendaría esta novela a ningún amante de los gatos.

    ResponderEliminar