jueves, 7 de abril de 2016

GEORGE (simplemente sé tu mismo), Alex Gino

 
 
 
TITULO: George
AUTOR: Alex Gino
EDITORIAL: Nube de tinta
GENERO: Juvenil
EDICION: Tapa blanda con solapas
AÑO: 2016
PAGINAS: 190
 
 
 
SINOPSIS:
 
George cree que jamás podrá decirle a nadie que, en realidad, es una niña.
 
Un día, su profesora anuncia que la clase va a representar una obra de teatro. Y George desea con todas sus fuerzas el papel de la niña protagonista, Charlotte. Pero su profesora le dice que ni siquiera puede hacer la prueba para el papel… porque es un chico.
 
Con la ayuda de Kelly, su  mejor amiga, George idea un plan. No solo para poder ser Charlotte en la obra, sino para que todo el mundo sepa, de una vez por todas, quién es ella en realidad.
 
 
OPINIÓN PERSONAL:
 
Cuando a la tercera página que llevas de lectura, el protagonista se ve a sí mismo en una ensoñación mientras ojea una revista de adolescentes y se pone en la situación en la que le preguntasen su nombre y afirma…
 
“…”Me llamo Melissa”. Melissa era el nombre con el que se llamaba a sí misma delante del espejo cuando nadie la veía y podía cepillar su pelo castaño rojizo hacia delante, como si llevara flequillo…”
 
Entonces sabes que la historia no va a ser fácil, y que el autor más allá de dotar importancia a la historia dota de fuerza a un personaje que por circunstancias le tocara lidiar con algo que no le es fácil.
 
La historia utiliza un lenguaje sencillísimo y que está claramente destinado para un público desde la niñez a jóvenes en edad temprana. Como carácter educativo, me parece una lectura maravillosa para ese momento en que nos formamos y nos educamos y desarrollamos como persona. El mensaje que transmite es positivo, limpio y progresista, algo muy necesario y de carácter apremiante que necesita inculcarse en nuestra sociedad.
 
George no deja de ser un nombre porque ella se siente muy distinta a como se ve. Es gracias a una obra de teatro donde necesita salir de esa burbuja tras la cual se ve obligada a encerrarse. Quiere que la acepten y que la vean tal y como es.
 
Si bien es cierto que la obra carece de profundidad no creo que el autor pretendiese dársela, quería llegar a cierto público y exponerle el tema sin la crudeza que quizás requeriría. Más bien orientar al lector de la importancia de la aceptación tanto personal como de los demás tal y como somos y de la fuerza que tiene el apoyo de los demás para crecer y sentirnos bien como seres independientes.
 
En resumen, una historia sencilla, de lectura ágil y dirigida a un público muy joven con carácter pedagógico y aleccionador sobre algo muy importante: la capacidad de aceptación tanto por uno mismo como de los demás. Y por encima de todo: el derecho de ser quienes queramos ser.

4 comentarios:

  1. Hola :) No sabía ni de que iba la verdad. Me parece una lectura perfecta para los 12-16 años, con carácter educativo en vez de esas cosas que mandan en los institutos, creo que podrían aprender mucho de una historia cortita, sencilla y con bastantes valores. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
  2. Hola Evey, pues totalmente de acuerdo, es una lectura que sin duda gana bastante sin profundizar mucho, siendo clara con las intenciones. No suelo leer esta temática, sobretodo por lo compleja que es, pero está claro que como dices, es algo muy progresista y necesario para los más jóvenes conocer y tolerar estas situaciones, ojalá la pusieran como lectura escolar, no haría milagros pero creo que ayudaría mucho a empezar a cambiar la mentalidad de este país. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Me parecen curiosos este tipo de libros... no conocía este.

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. De momento, lo dejaré pasar, pues tengo bastantes pendientes.
    Muchas gracias por tu estupenda reseña.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar